Se cumple una semana del accidente que acabó con la vida de José Antonio Reyes y su primo. Su otro primo, Juan Manuel Calderón, sobrevivió al siniestro, aunque sufre quemaduras en el 60% de su cuerpo y sigue ingresado de gravedad en la UCI.

Fue el único superviviente al impacto y se produjo sus quemaduras al tratar de salvar al futbolista y su otro primo del interior del vehículo. "Deambulaba por la autopista gritando", dijeron algunos testigos.

'Espejo Público' pudo hablar con su madre, que negó que su hijo pudiese hablar y confirmó que está muy grave. "Los médicos nos han dicho que esto puede durar meses e incluso años".

Aún son muchas las incógnitas que rodean al siniestro, pero las últimas informaciones apuntan a que Reyes circulaba a más de 200 km/h y todo se habría debido a un posible despiste que habría llevado al coche a chocar contra las protecciones laterales de la autopista.

El choque también habría provocado el desplazamiento de unos 200 metros sobre un camino junto a la autovía. "El coche salió catapultado", explicó un perito también a 'Espejo Público'.

Fueron muchas las reacciones del mundo del deporte a la muerte de José Antonio Reyes. Futbolistas, clubes y excompañeros del jugador se mostraron consternados con lo ocurrido.

Uno de ellos fue Joaquín Caparrós, uno de sus padres deportivos. "Reyes era muy querido por todo el mundo, eso es lo que queda", afirmó el técnico utrerano en Antena 3 Deportes.

Y una de las reacciones que levantaron más polémica fue la de Santiago Cañizares. El exportero se pronunció sobre el trágico suceso en Twitter y dijo que Reyes no merecía "un homenaje como si fuera un héroe".

Ante la controversia generada, Cañizares volvió a referirse al tema para aclarar sus palabras: "Obviamente lamento su muerte, pero quería decir que eso es compatible con hacer una reflexión...".