Durante el transcurso del Realejos-Orotava B, de la categoría juvenil, un jugador asestó un puñetazo y, posteriormente, agarró del cuello a un oponente.

Gracias a la rápida intervención del resto de compañeros de ambos equipos la agresión no llegó a más.

El árbitro expulsó rápidamente a ambos jugadores. La agresión se produjo tras una jugada en medio de un barullo con varios jugadores dentro del área.

La U.D. Orotava anunció que expulsaba "de forma inmediata" a su jugador, pero luego rectificó.