Ni el calor puede con ellas. Un grupo de mujeres quiere sumar un nuevo récord del mundo jugando un partido de fútbol durante tres días seguidos. A pesar de que en Francia se están registrando temperaturas de más de 40 grados se calzaron las botas el viernes con un único objetivo: jugar durante tres días de forma ininterrumpida.

El resultado, de lograrlo, va a ser lo de menos.