Iker Casillas sigue recuperándose en el hospital de Oporto. El portero español, que sufrió un infarto agudo de miocardio mientras se entrenaba con el club luso, ha pasado su segunda noche ingresado sin complicaciones.

Este jueves, recibió la visita de Sara Carbonero y sus hijos, además de dos de sus compañeros en el Oporto, Adrián López y Óliver Torres.

Fuentes médicas aseguran que el meta podría recibir el alta este domingo o lunes, tras pasar varios días en observación.

Te puede interesar:

Las peores horas de Iker Casillas: "Él no pensaba que tenía un infarto"

¿Y ahora qué? El futuro en el fútbol de Iker Casillas tras sufrir un infarto