Publicidad

DICEN QUE DE NIÑAS ERA "IMPENSABLE"

El fútbol femenino, cada vez más cerca del masculino: "Ahora puedo decir que soy futbolista sin ningún miedo"

Poco a poco, cada vez más cerca. El fútbol femenino está creciendo a cada minuto y es cuestión de tiempo que se equipare al masculino. Con el Real Madrid pensando en si entra o no en la Liga, el futuro de las chicas en el mundo del balompié es cada vez más prometedor. "Es un orgullo que ahora haya niñas que quieran parecerse a mí", dice Mapi.

Cada día que pasa es un día menos para que el fútbol femenino mire de tú a tú al masculino. Con algunos campos, como San Mamés, a reventar para ver partidos de la Liga del Athletic, y con el Real Madrid pensando en si entra o no en la competición, ellas sirven cada vez de más ejemplo para las niñas que ahora empiezan.

"Cuando era pequeña era impensable. No tenía referentes, y que ahora haya chicas que quieran parecerse a mí es un orgullo", dice la valencianista Mapi.

Jenni Hermoso, del Atlético, afirma que ahora puede decir "sin miedo" que es "futbolista".

Eso sí, como dice Jade Boho, aún quedan cosas que hacer: "Es necesario un convenio colectivo para que podamos vivir de este deporte al cien por cien".

Publicidad

Celebración de los aficionados de la selección de Irán durante el partido contra Estados Unidos en el Mundial de Qatar 2022

Los aficionados de Irán en el Mundial de Qatar celebran la derrota y gritan "Mujer, vida y libertad"

Las revueltas de Irán se trasladan a la Copa Mundial de Fútbol de 2022 tras el partido de su selección contra Estados Unidos. La Policía de Qatar tuvo que reprimir las protestas de los aficionados al salir del estadio.

Carlos de las Heras, responsable de DD.HH. de Amnistía Internacional

Carlos de las Heras: "Desde que se concedió el Mundial a Qatar podemos hablar de miles de obreros muertos"

Carlos de las Heras, responsable de DD.HH. de Amnistía Internacional, ha analizado en las Noticias de la Mañana con Manu Sánchez la vulneración de los derechos humanos en Qatar y como el régimen qatarí utiliza la Copa del Mundo para "blanquear su imagen".