En Rusia se juega una modalidad de fútbol muy alejada del glamour de los grandes campos y extenuante hasta el extremo.

Ahora se está jugando la copa rusa, cuyo ganador irá al Mundial que se jugará en Finlandia.