Cristiano Ronaldo ha querido dar un paseo en una de sus últimas adquisiciones por las calles de Lisboa, donde está de vacaciones.

El jugador de la Juventus ha recorrido la capital portuguesa nada más y nada menos que en un McLaren Senna, un coche valorado en más de un millón de euros.

El coche es un homenaje de la escudería alemana a Ayrton Senna, un piloto de Fórmula 1 que falleció en 1994 en un accidente en el circuito de Imola.

El McLaren Senna, un coche exclusivo del que sólo se fabricaron 500 unidades, es un monstruo de la tecnología con 800 CV de potencia, puede alcanzar los 340 km/h y se pone de 0 a 100 km/h en sólo 2,8 segundos.