Espectacular, e inesperada, fiesta de la Real Sociedad tras ganar la Copa de la Reina al Atlético en Granada. Espectacular por la intensidad y la celebración, e inesperada porque, tal y como reconoció Jokin Aperribay, no tenían preparado "ni el champán".

Las jugadoras realistas lo dieron todo tanto en el campo como fuera de él en una fiesta en la que una de las grandes protagonistas fue Quiñones, elegida MVP de la final. La portera, con sus paradas, frenó por compléto a un Atlético que se queda de nuevo sin doblete.

Te puede interesar

Lola Gallardo pide disculpas tras la derrota en la Copa de la Reina