"Nunca había imaginado que podría transmitir mi historia a través de estos valores. Es todo un orgullo, claro", ha contado Desirée a Antena 3 Deportes. Se fracturó la tibia y el peroné y su pierna tuvo que ser amputada por un error médico cuando tenía 16 años. Una prótesis y el atletismo le dieron de nuevo las ganas de echar a correr. Con esta iniciativa se pretende animar a las niñas a que sean lo que se propongan. El objetivo de Desirée: ir a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. 'Lo único incurable son las ganas de vivir': es su lema y hasta lo lleva tatuado.