Según el medio británico 'Mail Online', el avión de Emiliano Sala podría haber caído en la zona más peligrosa del Canal de la Mancha. Se trataría de una especie de valle submarino que alcanza los 180 metros de profundidad. Dificultad añadida para unas labores de búsqueda que terminaron oficialmente el pasado jueves.

En 1951, el submarino inglés Affray se hundió en esta misma zona. También fue un valle utilizado por el Gobierno británico como un vertedero de armas químicas.

Por ello, el resto de aviones, misiles y desechos tóxicos de las dos Guerras Mundiales, hundidos en lo más profundo del océano, también supondrían un grave problema en el rescate submarino.