En el pueblo de Emiliano Sala reina el silencio. Su padre ya habla en pasado y se suma a una petición: Que se recupere el cuerpo que el robot submarino localizó en la avioneta.

Las autoridades británicas dudan si rescatar la avioneta y el cadáver que hay a bordo porque es una operación muy cara. Los donativos recaudados por la familia no dan para tanto y se estaría intentando convencer a las compañías de seguros.

Lo pague quien lo pague, sacar el avión del mar es fundamental para aclarar las causas el accidente. Mientras, en medios argentinos se dice que el piloto sufrió una desorientación espacial, lo mismo que se dictaminó hace 20 años en el accidente de John Kennedy Jr.