El trofeo de la Supercopa de Europa

Publicidad

Coronavirus

La UEFA propone que la Supercopa de Europa sea el primer partido con "un número reducido de espectadores"

La UEFA ha propuesto que la Supercopa de Europa, fijada para el 24 de septiembre en Budapest, sea utilizada como "partido piloto" para autorizar la presencia de público en las gradas por primera vez desde la suspensión de las competiciones por el coronavirus.

La UEFA, máximo organismo del fútbol europeo, quiere que la Supercopa de Europa, partido fijado para el 24 de septiembre en Budapest, sea una prueba para permitir "la entrada de un número reducido de espectadores" y analizar las posibilidades de que los aficionados puedan ir regresando a los estadios.

Así lo ha propuesto en la reunión por videoconferencia con los 55 secretarios generales de las federaciones miembro para discutir en particular el posible regreso gradual de los aficionados a los partidos UEFA.

En este sentido, los participantes estimaron que "sería muy pronto para permitir a los aficionados participar en los partidos de la Liga de Naciones que se disputarán a principios de septiembre", y que sería mejor "realizar partido(s) de prueba para estudiar con precisión el impacto de los espectadores en los protocolos médicos actuales".

"La UEFA sugirió emplear la Supercopa de la UEFA, que se jugará el 24 de septiembre en Budapest, como partido piloto en el que se podría permitir la entrada de un número reducido de espectadores", explicó el organismo en un comunicado.

En este sentido, todas las federaciones nacionales "subrayaron la necesidad de que se apliquen medidas higiénicas y sanitarias estrictas para garantizar la salud de todos los presentes en un partido antes de permitir el regreso de los aficionados".

"También se debatió la cuestión de la cuarentena de los jugadores, en particular para los partidos de las selecciones nacionales con jugadores procedentes de clubes extranjeros que podrían correr el riesgo de ser sometidos a medidas de cuarentena al regresar a su país de residencia. Se alentó a las federaciones miembro a que se dirigieran a sus gobiernos para solicitar exenciones para los jugadores y los miembros de los equipos (los llamados corredores internacionales que ya existen en varios países)", expuso la UEFA.

Publicidad