La celebración de Argelia tras ganar la Copa África por las calles de Francia dejó multitud de disturbios. La policía tuvo que emplearse a fondo para frenar a los aficionados argelinos, que causaron un gran número de incidentes en varias ciudades del país galo. Una de las imágenes más sobrecogedoras es esta, el agresor aprovecha un momento de despiste para golpear con su casco a otro hombre que se encontraba en la calle, por lo que parece, en actitud tranquila.