El Saucillo lleva dos meses luchando para no perder la categoría a pesar de lograrlo sobre el césped. El equipo de Gáldar, en Canarias, ganó al líder en la última jornada, consiguiendo tres puntos que le daban la tan ansiada permanencia en Primera Regional. Sin embargo, cuando consultaron la clasificación final su sorpresa llegó cuando vieron que estaban entre los tres clubes descendidos.

"Te sacrificas todo el año, lo consigues y por un error que no viene a cuento y que no es tuyo te quitan el ascenso. Se vieron muchas lágrimas innecesarias", afirmó Rubén Sosa, jugador del Saucillo.

Fue investigando como descubrieron que, en octubre, un acta mal redactada les condenaba a Segunda Regional: el acta de la polémica daba por empatado el Casablanca-Las Coloradas, cuando el resultado real fue 1-2. El punto que el acta dio gratuitamente al Casablanca les mantenía en Primera Regional, poniendo en su lugar al Saucillo.