QUITA PESO AL EMPATA ANTE EL QARABAG

Simeone: "Cuando ganamos la Liga perdimos ante el Almería y el Levante"

Diego Simeone, entrenador del Atlético, ha restado importancia al empate contra el Qarabag en Bakú, que deja a los rojiblancos en graves problemas en la Champions, y remarca que "lo peor sería que el equipo dejara de ser uno mismo".

Simeone, en rueda de prensa

Publicidad

El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, remarcó que su equipo, más allá de la derrota con el Chelsea, siempre ha competido "muy bien" en esta temporada y repasó que cuando su conjunto salió campeón de la Liga en 2013-14 perdió con el Almería o el Levante.

En la víspera de jugar en Balaídos frente al Celta, después de cuatro partidos consecutivos sin ganar, con el empate sin goles contra el Qarabag en la Champions como último resultado, el técnico apostó por el "equilibrio" y la "tranquilidad", seguro del margen de mejora y del nivel competitivo de su conjunto. "Lo preocupante sería que el equipo dejara de ser uno mismo", apuntó.

"Cuando salimos campeones perdimos en Almería o con el Levante. O sea, es fútbol. El fútbol es maravilloso, sigue dando resultados que le dan posibilidades a todos, porque es un juego en el que la concentración y la contundencia son determinantes para después la opinión y la crítica girar para un lado o para el otro", dijo.

"Los equipos que tienen más contundencia viven más cómodos y los que tienen menos contundencia viven con más dificultades en este juego tan competitivo como es el fútbol", continuó el técnico, que insistió más adelante en esa cualidad como un factor clave para la visión posterior de la crítica sobre la situación de cada equipo.

"Es como todo se quiera ver. Ganábamos al Barcelona 1-0 hasta el minuto 82, empatamos y está mal. Empatamos con el Leganés 0-0 y está mal. Entonces, claro, ya la gente de fuera pierde un poco la línea de lo que está bien y lo que está mal. Nosotros tenemos que tener el equilibrio de saber que hicimos un muy buen partido con el Barcelona, que hicimos un buen primer tiempo y un mal segundo con el Leganés y bueno en el primer tiempo con el Qarabag, al menos con situaciones para ponerte en ventaja, y malo en el segundo", repasó.

"Si hubiéramos marcado un gol en Bakú habría sido un partido más"

"Si el otro día hubiésemos marcado un gol en el primer tiempo con Carrasco o Griezmann hubiese sido un partido más de todos los que habíamos ganado. No se hizo, no es lo mismo y es lógico que el segundo tiempo sea diferente a lo que se vio anteriormente. El partido del Leganés en los últimos minutos y el del Qarabag posiblemente fueron los no buenos de este arranque de temporada".

Simeone, "conviviendo con esa realidad", no pierde "el equilibrio". "Ni empatar contra el Barcelona es muy malo faltando cinco minutos y tampoco es tan malo jugar mal un segundo tiempo. Puede suceder. Son futbolistas que compiten muy seguidamente y lo vemos que no hay muchos equipos que jueguen bien. Hay equipos tienen mucha más contundencia y eso acomoda las situaciones para la crítica para un lado o para el otro", expuso el entrenador argentino.

"Más allá de la derrota del Chelsea, siempre hemos competido muy bien, a veces jugando mejor, a veces jugando peor, pero siempre manejando niveles de competitividad, que es lo que cuenta. Lo preocupante sería cuando el equipo deja de competir o deja de ser uno mismo", remarcó el técnico, que apuntó que "no hay mensaje para la afición, a la gente hay que mandarle hechos, no palabras".

También habló de la "realidad de este año y medio", sin poder contratar futbolistas por la sanción de la FIFA. "Es un año y medio que estamos con los mismos chicos compitiendo y ellos mismos esforzándose para dar el máximo y está claro que hay un montón de matices dentro del crecimiento que me imagino hacia adelante que van mejorados, pero esto va con tranquilidad y equilibrio", valoró.

"Ni me pongo entusiasta tras ganar en Bilbao ni me deprimo por empatar en Bakú"

"Ni me pongo entusiasta cuando ganamos en Bilbao ni me deprimo cuando empatamos en Qarabag. Siempre tengo una línea, de la estabilidad y del equilibrio, y transmitiendo eso las situaciones se van acomodando con trabajo, con entusiasmo, con interpretar los momentos de la temporada y cuando uno tiene un equipo que interpreta los momentos de la temporada está claro que después las cosas van por su camino", concluyó.

Publicidad