Poco después de que el VAR anulara un gol a Morata por un toque sobre Chiellini, el tanto de Giménez desató la locura en el Metropolitano.

Simeone celebró con rabia desde la banda el gol de su zaguero uruguayo, y girándose a la grada se llevó las manos a sus partes.

Tras el partido, el entrenador explicó su gesto: "Tenemos muchos huevos, claro que sí. Ya lo he hecho alguna vez de jugador".

"¿El gesto? Poner a Costa y Koke tras un mes sin jugar... había que tener huevos, y lo hice, y salió bien", reflexionó en rueda de prensa.

Te puede interesar:

Cristiano Ronaldo responde a los cánticos del Metropolitano con la 'manita' de sus cinco Champions League

Un Atlético imperial devora a la Juventus en una noche mágica en el Wanda Metropolitano