El capitán de la Selección Española, Sergio Ramos.

Publicidad

Sergio Ramos ya es historia de España. El camero jugó en Oslo su partido número 168 con España, un registro con el que supera a Casillas y se convierte en el jugador con más internacionalidades de la historia del combinado nacional.

"Lo personal es secundario para mí. Hubiera cambiado que no fuera el partido 168 y ganar a Noruega. Pero es una recompensa al trabajo, un orgullo disfrutar de ser el jugador con más partidos. Me emociono cada vez que me pongo esta camiseta. Espero que lleguen muchos más", explicó Ramos tras el partido ante Noruega.

Hubiera cambiado que no fuera el partido 168 y ganar a Noruega

"Ha sido una pena. Es cierto que es complicado jugar con una selección que si perdía se quedaba fuera. Han sido en momentos puntuales cuando hemos pasado apuros. Ellos han jugado bien los últimos minutos, se han volcado. De todas formas, un empate es un punto no es malo y ahora tenemos que intentar ganar el próximo partido", indicó Ramos.

Publicidad