JORNADA 13 | REAL MADRID 3 - 2 MÁLAGA

El Real Madrid sufre para llevarse los tres puntos ante el Málaga

Con un triunfo mucho más sufrido de lo esperado, el Real Madrid tomó aire a la espera de lo que ocurra en Mestalla. Cristiano Ronaldo selló la victoria con el rechace de un penalti que erró en un partido en el que el Málaga consiguió empatar en dos ocasiones.

Cristiano Ronaldo celebra su gol de penalti contra el Málaga

Publicidad

El Real Madrid, con una imagen triste, insegura, llena de altibajos y con una falta de juego e ideas alarmante, ganó por 3-2 al Málaga con un tanto de Cristiano Ronaldo tras recoger el rechace de un penalti que sirvió para espantar fantasmas y otro mal resultado con el que habría tirado la liga definitivamente a la basura.

Isco regresó al once, Jesús Vallejo se colocó en el lugar de Sergio Ramos y sentó a Nacho Fernández con los suplentes, mientras que Kiko Casilla se mantuvo en la portería pese a la recuperación de Keylor Navas. Con esos retoques, el técnico francés rezó para vivir por fin una noche tranquila en el Bernabéu.

El Real Madrid la necesitaba desde hace tiempo. La última vez, contra Las Palmas, el conjunto blanco ganó 3-0, pero Benzema fue silbado por parte de la hinchada madridista, que tampoco apreció que sus jugadores firmaran un buen partido. El delantero del cuadro blanco necesitaba reivindicarse de una vez por todas, pero no lo consiguió.

Aunque abrió el marcador, muy pronto, en el noveno minuto tras rematar a puerta vacía el rechace de un cabezazo al larguero de Cristiano, ofreció de nuevo su imagen más indolente. Como muchos de sus compañeros, contagiados por los nervios. El Málaga de Míchel fue fiel al estilo de su entrenador.

Benzema empezó golpeando

No se acongojó e intentó jugar de tú a tú al Real Madrid. Se replegaba bien pero también salió con valentía al ataque. Y eso, provocó, en algunos momentos, un juego de corre calles que desordenó el partido. En medio de ese pequeño caos táctico, apareció Dani Carvajal. El lateral derecho blanco, definitivamente, ha vuelto.

Ha superado de forma asombrosa su lesión. Regresó contra el Atlético como jugador con más kilómetros del partido; ante el APOEL funcionó a las mil maravillas; y contra el Málaga, mostró todo su repertorio. Su juego fue excelso durante la primera parte. Luego se evaporó. Subió hasta la línea de fondo como si fuera un extremo.

Además, de forma continuada. Dio múltiples asistencias de gol que al final no lo fueron. Defendió con consistencia. Y tuvo ocasiones para marcar, pero Roberto, muy afinado durante toda la tarde, evitó el tanto del lateral. También los de Cristiano Ronaldo, que acabó maldiciendo su mala suerte al final de la primera parte.

El portugués chocó primero contra el larguero en el gol de Benzema y después contra el portero del Málaga, que hasta en dos ocasiones se empleó a fondo para desesperar en la primera parte a su rival.

El Málaga empató dos veces

En medio de todas estas historias, el uruguayo Diego Rolán empató tras un falló clamoroso de Toni Kroos y Casemiro hizo el segundo del Real Madrid con un cabezazo a la salida de un córner que no cubrió bien Juankar, que después tuvo que salir del campo con una lesión en una rodilla que no tiene buena pinta.

Jesús Gil Manzano pitó el final de un primer acto movido que acabó con un gol del francés Paul Baysse anulado por falta a Carvajal cuando el tiempo se extinguía. El cabezazo del francés, que pudo cometer una infracción en el salto, acabó en la red de Casilla y con los jugadores del Málaga y Míchel exigiendo explicaciones.

El Málaga no se amilanó después de una primera parte exigente y con alternativas. En la reanudación, saltó al campo decidido a hacer daño, directo a la portería de Casilla, sin complejos. Y eso, ante un equipo sin seguridad, era una apuesta que podía ser fructífera.

El premio llegó casi a falta de media hora, con un remate desde fuera del área del uruguayo Chory Castro que pasó por debajo de las piernas de Vallejo y que se le escapó a Casilla, que pudo hacer mucho más en el empate del Málaga. Entonces, Míchel sacó al campo a Borja Bastón y Zidane a Modric, que sustituyó a Isco en uno de sus partidos más intrascendentes de la temporada.

Victoria con sufrimiento

El croata cogió la manija del choque y al instante el Real Madrid falló otra ocasión, de nuevo en las botas de Cristiano que no remató un balón en boca de gol. Ese control de Modric duró un instante fugaz. El medio balcánico no pudo con el empuje del Málaga, que se hizo dueño y señor del partido y fue a por él.

Controló la pelota y encerró por momentos al Real Madrid, que de repente se vio abocado a jugar al contragolpe entre los silbidos de un sector del público del Bernabéu. Cuando el horizonte era negro para los hombres de Zidane, Luis Hernández cometió un penalti sobre Modric que transformó Cristiano con incertidumbre.

Su disparo lo sacó Roberto con un paradón, pero su gafe se acabó tras recoger el rechace y hacer el 3-2 para su equipo. Ahí se acabó el choque. El 3-2 fue un resultado engañoso.

Ganó el Real Madrid, pero lo hizo mal. Sin un estilo definido, sin brillo, con jugadores que parece que han olvidado su nivel de juego de la temporada pasada y ante un rival digno de aplauso, el conjunto blanco salió con vida, si es que la tiene aún, gracias a un gol que llegó tras un penalti.

Publicidad