Final Champions League

El Real Madrid alumbra su Decimocuarta Copa de Europa, la Champions de las remontadas

Un gol de Vinícius y una actuación antológica de Courtois hacen campeón de Europa al Real Madrid en París (0-1). El equipo blanco estuvo a merced del Liverpool, pero se repuso para alzar su mejor Champions y devolver a la aristocracia del fútbol a su trono en tiempos de clubes-estado.

Marcelo levanta al cielo de París la Decimocuarta del Real Madrid

Marcelo levanta al cielo de París la Decimocuarta del Real Madrid Efe

Publicidad

El Real Madrid ha ganado la Champions League 2021-22 tras imponerse al Liverpool 0-1 en la gran final de París gracias a un gol de Vinícius Jr en el minuto 59. Los blancos aguantaron todas las acometidas de unos 'reds' que dominaron el encuentro, pero un antológico Thibaut Courtois sostuvo al combinado merengue; esta vez, como el mismo guardameta aseguró en la previa, estaba en el lado bueno de la historia. En la primera parte el equipo madrileño rozó el 0-1 con un gol anulado a Karim Benzema por fuera de juego; una jugada muy polémica, ya que el último en tocar el balón antes que el francés fue Fabinho. Un disparo de Sadio Mané al palo, con paradón del meta belga, así como varios tiros de Mohammed Salah desactivados con sendas salvadas memorables, fueron las mejores ocasiones de los británicos en un partido que se retrasó 36 minutos por los incidentes en los aledaños del Stade de France.

Al final, la vida es eso que pasa mientras el Real Madrid gana Copas de Europa. Sin embargo, esta quizá sea la más inesperada y única de todas. La Champions de un equipo que parecía de transición tras la marcha de Cristiano Ronaldo, sin ningún galáctico y que no estaba siquiera entre los cinco grandes favoritos al título allá por agosto. Sin embargo, ya para siempre será la Champions de las remontadas increíbles para un club que no juega finales, sino que las gana. El conjunto de Klopp era el monstruo final: abrumó con su dominio y llevó al Real Madrid al límite para adjudicarse esta nueva proeza. Los blancos vuelven a alzar la 'Orejona' cuatro años después con un Carlo Ancelotti que ya es el técnico más laureado con su cuarta conquista, la quinta en ocho años de una generación histórica.

¿Cuándo empezó todo?

El tanto de los blancos llegó tras una cabalgada memorable de Valverde y la aparición de Vinícius como un rayo al segundo palo. El gol del brasileño, que hace menos de un año era carne de memes, es el resumen perfecto de la temporada merengue: es difícil saber cuándo se produjo ese 'clic' que les hizo creer que todo era posible... ¿Fue la parada de Courtois a Messi en el Parque de los Príncipes, o el fallo de Donnarumma en la vuelta? ¿El gol anulado a Marcos Alonso ante el Chelsea? ¿La salvada de Mendy bajo palos a Grealish en el 89'? Siempre pudieron caer goleados y terminaron levantando un 0-2 al Paris Saint-Germain, un 3-4 al Chelsea y un 3-5 al Manchester City; en la final no ha sido necesaria una remontada ante los 'reds', pero casi... porque si al Madrid no lo rematas, resucita. Un club que desafía al Big Data, del que se dijo que nunca volvería a reinar en tiempos del VAR y que perdería esta final por pura estadística.

Quizá todo sea más sencillo y el pasado 13 de diciembre, cuando el sorteo que les deparó al Benfica como rival se tuvo que repetir por un error en uno de los bombos, se trastocó la línea temporal de la Historia. Desde aquel día, el Real Madrid se empeñó en que ningún equipo ocuparía su silla, eliminando de su camino a todos los favoritos. En una realidad alternativa el Benfica le elimina en octavos y la temporada es un fracaso; en esta, la que nos ha tocado vivir, se ha cargado al vigente campeón y a tres de los máximos aspirantes al título, y todo en plena guerra abierta contra la UEFA por la Superliga.

Los de Carletto han marcado 15 goles a PSG, Chelsea, City y Liverpool. Quienes hablaban de suerte, casualidad y esoterismo acabaron siendo domesticados: no puede ser solo eso. Es meter la pierna, intentarlo hasta el final. Es el rugido de un Bernabéu enfebrecido y la fortaleza mental de creer en uno mismo. Es la suma de futbolistas consagrados y jóvenes que aprenden ellos. El Real Madrid sabe jugar estos partidos mejor que nadie y, como dice su himno, nadie ha resistido sus ganas de vencer. Algunos lo llaman 'ADN' y otros aseguran ya que Dios es del Madrid, o que simplemente se trataba del destino: estaba escrito que ganarían esta Liga de Campeones.

"Es más fácil ganar la Champions con el Madrid"

El equipo cayó ante un desconocido Sheriff Tiraspol en la fase de grupos y nada hacía presagiar lo que vino después en las eliminatorias: parecían los últimos coletazos de una banda envejecida y comandada por Benzema y Modric, pero acudió en su auxilio un combinado de aprendices con todo su currículum por hacer. Camavinga, Rodrygo, Vinícius, Valverde o Militao se sumaron a la fiesta y, con esa extraña mezcla de veteranos y noveles, los blancos aguantaron siempre en el filo de la navaja, manteniéndose vivos en los cruces y en la final. ¿Cómo explicar lo inexplicable? Ancelotti lo resumió así: "Es más fácil ganar la Champions con el Madrid". Y punto.

En los anales de las gestas madridistas esta será recordada como la Copa de Europa de la silla de Alaba ante el PSG, del exterior de Modric ante el Chelsea y de la remontada en tres minutos al City. También como la Copa de Europa de los 'hat-tricks' de Benzema y de las paradas imposibles de Courtois. Un equipo granítico capaz de resistir, aprovechar su momento y agigantar su leyenda como rey del Viejo Continente, manteniendo así a la aristocracia del fútbol, en tiempos de clubes-estado, en lo más alto. Y es que la historia se escribe aquí, en un club voraz que desde hoy ya piensa en la Decimoquinta.

Publicidad