Liag Santander | Rayo Vallecano 1-0 Barcelona

El Rayo Vallecano tumba al Barcelona y deja a Koeman sentenciado

El Rayo Vallecano supera al Barcelona en una noche histórica en Vallecas con un gran gol de Falcao. Depay falló un penalti en la segunda parte. Triste imagen del equipo de Koeman.

Radamel Falcao celebra su gol ante el Barcelona

Publicidad

Radamel Falcao puso el epitafio en la lápida de Koeman. El entrenador holandés es un muerto andante, un entrenador que no ha logrado enderezar el rumbo de un Barcelona que va a la deriva. Es verdad que no todo es culpa de Koemnan, pero a Laporta le va a costar no actuar de forma quirúrgica tras lo ocurrido en Vallecas.

Y es que el Barcelona, tras perder en el Clásico, sumo una nueva derrota ante el Rayo Vallecano. Esta vez es casi más grave que lo ocurrido frente al Real Madrid. Los de Koeman a día de hoy no están ni para pelear por la cuarta plaza. Un drama para el barcelonismo.

El gol de Radamel Falcao desnudó todos los problemas de un equipo que hace tiempo dejó de ser competitivo. Busquest, que es una sombra de lo que fue, perdió de forma inexplicable un balón en el centro del campo y Piqué pareció un jubilado ante el delantero colombiano.

Falcao castiga al Barcelona y deja ¿sentenciado a Koeman?

El gol quizá no hacía justicia a la primera parte del Barcelona, pero la historia se repitió. Control de balón, pero ni un disparo sobre la portería de Dimitrievski.

Al Rayo le bastó una recuperación, un buen pase al hueco y, todo hay que decirlo, la habilidad y olfato de Falcao para mandar al Barcelona a la lona. Tras el gol el equipo de Koeman fue un alma en pena.

El Rayo Vallecano perdonó el segundo y estuvo cerca de pagarlo en la segunda parte con un penalti que Depay no acertó ante Dimitrievski. El drama ya era de proporciones mayúsculas para un Barça al que la temporada se le puede hacer eterna.

El Rayo Vallecano defendió con todo en la recta final y logó una victoria que le catapulta en la tabla. Mientras, el Barcelona se hunde un poco más y Koeman parece sentenciado. La decisión la tiene Laporta.

Publicidad