76.856000

Publicidad

Coronavirus

La odisea para viajar a China del equipo de Juanma Lillo en plena crisis sanitaria por el coronavirus

Juanma Lillo entrena al Qingdao Huanghai y su equipo técnico tardó 48 horas en llegar al país asiático por la crisis del coronavirus. Barcelona, Frankfurt, Shanghái, Qingdao... Una historia interminable. Ahora les esperan dos semanas de cuarentena.

China está a punto de ganar la batalla al coronavirus y muchos deportistas españoles que trabajan allí están volviendo al país asiático. Sin embargo, viajar a China en plena crisis sanitaria mundial por el coronavirus no está siendo fácil: Óscar Céspedes, Dani Acosta, Erica Hernández y Jordi Escura, miembros del cuerpo técnico del Qingdao Huanghai que dirige Juanma Lillo, así lo atestiguan.

Tardaron dos días en llegar a su puesto de trabajo y ahora además tienen que pasar una cuarentena de 14 días: "Tenemos una cámara que graba nuestra puerta las 24 horas. No podemos salir hasta dentro de 14 días", señala Escura al diario As. La odisea de este grupo de español arrancó el lunes en Barcelona. De ahí volaron a Frankfurt sin problemas y luego a Shanghái. Fue ahí donde perdieron su vuelo de conexión a Qingdao al tener que "rellenar unos papeles" y esperar dentro del avión hasta tres horas.

Vigilados las 24 horas del día

Para el vuelo siguiente tuvieron que esperar otras 13 horas, pasando noche en el aeropuerto, ya que salir del aeropuerto les "habría obligado a pasar la cuarentena en Shanghái". Por tanto, durmieron en unas sillas. Para más inri, la mañana siguiente solo tenían dos asientos en el vuelo a Qingdao de los cuatro que tenían reservados.

Finalmente, y tras llegar a la ciudad, Óscar Céspedes, Dani Acosta, Erica Hernández y Jordi Escura están vigilados las 24 horas del día con una cámara que graba sus puertas para asegurarse de que cumplen la cuarentena: "No se la juegan con los que llegamos de fuera. Todos los días vienen a tomarnos la temperatura para asegurarse de que el virus no rebota", relatan.

Publicidad