Mundial Qatar 2022

Leo Messi, el despertador de Argentina en Qatar

El genio rosarino, al igual que ante México, volvió a desatascar a su selección con una pincelada de mago y anotó su tercer gol en este Mundial y el noveno en los cinco que ha jugado, superando a Cristiano Ronaldo. Hay 'Messidependencia' en Argentina.

Leo Messi celebra su gol ante Australia en los octavos de final (2-1)

Leo Messi celebra su gol ante Australia en los octavos de final (2-1) EFE

Publicidad

Como una alarma que te despierta cuando te estás quedando dormido, así está siendo el papel de Leo Messi en lo que llevamos de Mundial de Qatar. Este sábado, ante Australia, anotó su tercer gol en Qatar y el noveno en los cinco Mundiales que ha jugado. Sus goles ante México y Australia despertaron a una selección dormida que parece que tiene más que nunca 'Messidependencia'.

Argentina ya está en cuartos de final de la Copa del Mundo y si eso ha sido posible es gracias a su máxima estrella: Leo Messi. La sensación que ha transmitido durante estos cuatro partido la selección albiceleste es que llegará hasta donde pueda el crack del PSG. Messi va de menos a más y arriba es el encargado de desatascar a los suyos cuando las ideas escasean.

Messi 'despertó' a los suyos ante México y Australia

La leyenda del Barcelona marcó ante Arabia de penalti pero el resto de partido estuvo de cuerpo presente y alma ausente, su selección lo notó y terminó pagándolo caro con una sorprendente derrota ante los saudíes por 1-2 que revolucionó el mundo del fútbol durante una semana.

Por suerte para Scaloni, en el siguiente partido Leo vio la portería gigante cuando todos la ven pequeña en un fragmento de segundo ante México y rompió con un zurdazo marca de la casa un partido que olía que apestaba a un empate que hubiera dejado casi fuera a Argentina. Gol de 'la pulga' en el 64 y 2-0 para salvar el primer match ball. Messi fue el despertador.

Sin un solo acercamiento en 34 minutos

Ante Polonia no estuvo fino, es más, falló un penalti. Ahí fue el equipo el que se impuso a las individualidades y a la genialidad de Messi. Sin embargo, este sábado, ante una selección sin calidad pero ordenada, intensa y sin presión alguna, Argentina volvió a bloquearse. En la primera media hora la albiceleste estuvo plana, sin colmillo, con falta de ideas, creatividad y algo dormida. Esperaban y deseaban que su mago se sacara algo de la chistera.

Y afortunadamente para ellos volvió a aparecer, no necesitó ni una ocasión como tal, en un balón que se quedó dubitativo y sin dueño en el perfil derecho, acomodó su pierna izquierda y con un disparo con efecto, colocado y aparentemente a una velocidad extremadamente lenta, batió a Ryan, que ni mucho menos tuvo su día. Messi despertó a los suyos y esta vez pronto, no esperó a la segunda mitad.

Julián Álvarez aprovechó un regalo del portero australiano para poner el 2-0 y a partir de ahí fue cuando la bicampeona del mundo se relajó, Messi dejó de entrar en contacto con el balón y tras encajar un gol fortuito en el 77 estuvo a punto de ver como 11 aussies les obligaban a jugar una prórroga cuando dominaban por 2-0. Habría sido de traca. Leo, eso sí, estuvo impecable cada vez que recibía. Brindó un par de balones claros para que Lautaro sentenciara pero el delantero del Inter los mandó todos a la grada. Se salvó Argentina en la última pero consiguió el billete a cuartos, que era lo que importaba.

Países Bajos, la primera prueba real para 'La Scaloneta'

Será ahí, en cuartos de final y ante Países Bajos, cuando Argentina y Messi afronten su primera prueba real en este Mundial de fútbol. La sensación es que 'La Scaloneta' no va muy sobrada y más que nunca tiene una clara 'Messidependencia'. Veremos cuánto le dura la gasolina al crack rosarino, que está a 1 gol de su mejor registro goleador en un Mundial (2014) y ya tiene un tanto más que Cristiano Ronaldo (8).

Publicidad