Mundial de Qatar 2022

Inaudito cómo terminó el Qatar - Ecuador: las gradas medio vacías en un partido inaugural de un Mundial

La clara victoria de Ecuador al descanso y la mala imagen de Qatar sacó la otra cara de los aficionados locales. Muchos de ellos dejaron sus asientos cuando solo se había disputado medio partido.

Las gradas del Qatar - Ecuador al descanso en el partido inaugural

Las gradas del Qatar - Ecuador al descanso en el partido inaugural EFE

Publicidad

Sabíamos que la Selección de Qatar no era ni mucho menos un equipo peligroso y que probablemente iba a caer en la fase de grupos, sin embargo, el equipo árabe ha mostrado una cara más que decepcionante en el partido inaugural al perder por 0-2 ante Ecuador y terminar sin ningún tiro a puerta.

0 tiros a puerta en 90 minutos

El partido se terminó en la primera parte, concretamente en el minuto 36, cuando Enner Valencia conectó un gran cabezazo que batió al guardameta local y puso el 0-2 en el marcador. Aun así, no era tanto el resultado en contra sino la sensación de una inferioridad abrumadora.

90 minutos y prácticamente ningún acercamiento a portería contraria, 0 tiros a puerta y un 0-2 en contra que pudo ser peor, Ecuador, además, pareció incluso contento con el marcador a favor por lo que no quiso hacer más sangre, si hubiera querido habría marcado más.

Estadio medio vacío al final... y casi al descanso

Los aficionados qataríes se hartaron de su equipo y con el segundo gol en contra y la impotencia de sus jugadores se escucharon los primeros silbidos, algo entendible. Sin embargo, lo inesperado e incluso inaudito fue lo que ocurrió al descanso y especialmente en la recta final del partido: miles de seguidores, en su mayoría qataríes, abandonaron el estadio.

Las imágenes hablan por sí solas, no es ni mucho menos habitual ver al anfitrión, en el partido inaugural con prácticamente medio estadio vacío.

Al comienzo del partido acudieron 67.372 espectadores que abarrotaban el estadio Al Bayt en la inauguración de este Mundial, 60-70 minutos después eran muchos, muchísimos menos. La mayoría de huecos estaban en la zona de la afición local ya que los ecuatorianos, obviamente, se mantuvieron fieles a su país animados por el resultado a favor.

Publicidad