José Mourinho reconoce que echa de menos los banquillos. Recientemente ha hecho un guiño al Real Madrid al reconocer que "decirle no al Madrid una vez es difícil, dos es muy difícil y tres es imposible".

Y es que Mourinho no ha podido contener las lágrimas al reconocer sus deseos de volver a entrenar: "El momento en el que fui al fútbol profesional fue cuando tuve el clic. Desde entonces y hasta ahora han pasado cosas serias sin parar. Y ahora que eso se ha parado, en lugar de disfrutarlo, realmente no puedo. Lo echo de menos", afirmó.