A José Mourinho se le ve feliz, sin tensión. Hace seis años que se anunció que dejaba el Real Madrid y es el momento de ver su vida con perspectiva. El Mourinho de hoy, fuera de la centrifugadora, se expresa de otra forma. Elogia al rival desde la naturalidad. Sin presión. Confiesa que Leo Messi, le hizo "mejor entrenador".

Su talento le obligó a sacar lo mejor de su manual en la pizarra. Reconoce que tiene las puertas abiertas no sólo del Madrid, sino también de los otros clubes donde estuvo. Presume de amistad con todos sus expresidentes. Y elogia al Atlético de Madrid, un club que "ya no es emergente, es grande" y que puede fichar a Joao Félix, "un chico capaz de cargar con la mochila de la responsabilidad".

"La atención mediática del mundo estaba aquí con Cristiano y Messi en un momento fantástico y los equipos llenos de jugadores de calidad". Habla así sobre su estancia en LaLiga, tras ser preguntado por su relación con Javier Tebas.