El proyecto del exfutbolista David Beckham de erigir un estadio para disputar los partidos en la MLS en Miami (EE.UU.) ha sufrido un nuevo contratiempo al hallarse altos niveles de elementos químicos como el arsénico y el barrio en el terreno donde planean construir el campo de juego.

El diario Miami Herald informa de que los análisis muestran que los niveles de contaminación por arsénico doblan el límite legal en el terreno municipal que hoy aloja un club de golf y al que el Inter Miami tiene previsto mudarse después de jugar dos temporadas de la MSL en Fort Lauderdale, unos 40 kilómetros al norte de Miami.

Tras conocerse esta información, el gerente de la ciudad, Emilio González, dio cuenta del cierre del campo de golf Melreese cuando concluya la jornada de este martes, para que "expertos externos analicen los resultados de nuevas pruebas ambientales realizadas en el campo".

González añadió que la apertura del campo de golf dependerá de un "análisis favorable", según recoge una nota difundida por la municipalidad de Miami.

En el terreno que ocupa el campo de golf, el club del excapitán de la selección inglesa tiene previsto construir un estadio de 28.000 localidades, en un recinto que, con una inversión prevista de cerca de mil millones de dólares, incluiría además oficinas, comercios y hoteles, entre otros.

Limpiar el terreno, entre 35 y 50 millones

Se desconoce cuál puede ser el coste de limpiar el terreno, aunque se han barajado cifras que oscilan entre los 35 y los 50 millones de dólares. Es posible que este hallazgo se lleve por delante el proyecto debido a preocupaciones ambientales y de salud pública.

La ciudad estaría negociando en la actualidad los términos de un contrato de arrendamiento de 99 años que le permitiría a Inter Miami construir el estadio y complejo deportivo, hotelero y de oficinas en este parque municipal, última de las opciones manejadas por el equipo de Beckham tras varios reveses en la ciudad.