Mbappé asalta el Camp Nou y el Barcelona tendrá que remontar ante el PSG en la vuelta de octavos de Champions

Publicidad

Champions League

Mbappé se consagra en el Camp Nou y el Barcelona tendrá que remontar ante el PSG en la vuelta de octavos de Champions

El PSG arrolla al Barça (1-4) en la ida de octavos de Champions League con un 'hat-trick' de Mbappé y otro tanto de Moise Kean en el Camp Nou. Messi adelantó al equipo culé de penalti y los de Koeman tienen la eliminatoria muy cuesta arriba.

Tres goles de Kylian Mbappé y uno de Moise Kean firmaron el triunfo del PSG, por 1-4, ante el Barcelona en el Camp Nou, en la ida de los octavos de final de la Champions League. El Barcelona se adelantó en el primer tiempo con un gol de penalti de Leo Messi, pero Mbappé empató antes del descanso y en la segunda parte el PSG prácticamente sentenció la eliminatoria.

El Barcelona volvió a darse de bruces con su cruda realidad en Europa después de caer vapulado en un partido que supuso la alternativa de Kylian Mbappé, que reclamó todos los focos por la ausencia de Neymar y ante la presencia de Messi.

Se adelantó el Barça de penalti

Mbappé, de 22 años, anticipó un nuevo orden en casa del más grande. Los azulgranas no arrancaron mal, ni mucho menos, liderados por Busquets en la organización del juego y con Pedri omnipresente, como siempre, en un cuarto de hora inicial muy bueno. Messi marcó el primero tras un penalti de Kurzawa sobre De Jong.

La acción no fue revisada por el VAR porque el contacto del defensa parisino existió. Fue mínimo, sí, pero suficiente para que De Jong cayese redondo en el área del PSG. Messi no falló y fue entonces cuando enrabietó a su rival, sobre todo tras una ocasión de Dembélé que desperdició un regalo de Leo que hubiera cambiado el guion por completo.

Sin embargo, a diez minutos del descanso el PSG puso las tablas en una acción portentosa dentro del área. Mbappé recibió de Verratti en el área pequeña y fusiló a Ter Stegen. El gol les vino bien a los de Pochettino y estaba claro que la balanza se había inclinado, el PSG merecía más que su rival y el marcador pronto le daría la razón.

El 1-2 llegó al aprovechar el rechace de una contra, perdonó el tercero poco después pero su compañero Kean también quiso estampar su firma en el marcador. En esta ocasión llegó tras una falta botada por Paredes y un cabezazo del italiano en el segundo palo, completamente solo y libre de marca. Koeman intentó reaccionar, cambió a Dest, que sufrió lo que no está en los escritos, pero de nada serviría.

Mbappé asalta el trono de Messi

Ni tan siquiera el triple cambio en los diez minutos finales porque fue entonces cuando el PSG halló más espacios y terminó de matar al Barça. La exhibición necesitaba una rúbrica y -quién si no- fue nuevamente Mbappé el que completó su gran noche con un triplete, pidiendo paso cuando Messi y Cristiano se cansen. Un contraataque de Draxler habilitó a Kylian para marcar un gol de bandera con un tiro a la escuadra.

Ya no hubo más pese al empeño de Braithwaite, los blaugranas bajaron los brazos y asumieron, tal y como había dicho su entrenador, que este año no podrán competir para estar entre los ocho mejores de Europa. El Barça necesitaría vencer, al menos, por 0-4 en el Parque de los Príncipes para seguir con vida. Un nuevo tantarantán que empieza a ser costumbre en el último lustro.

Publicidad