Marcelo no logró cambiar la preocupante línea que ha mostrado en sus últimos partidos y el Barcelona abusó atacando su zona.

Relegado a la Copa del Rey, sufrió en el marcaje a Malcom, incapaz de frenarlo y necesitado de ayudas continuas.

Lento, fuera de forma, no aportó en ataque y sufrió en defensa. Su impotencia la acabó expresando con una patada evitable a Piqué en terreno rival que le costó la cartulina. Además, quedó 'retratado' en el gol de Malcom, donde apenas bajó a defender.

Coutinho, eclipsado

Por su parte, Coutinho el jugador del Barcelona que menos aportó a la causa, más allá de algún disparo aislado.

No supo responder ni con el balón ni sin él y fue sustituido en el minuto 63 por Messi.