Los jugadores del Lyon celebran un gol

Publicidad

Manchester City 1-3 Olympique de Lyon

El Manchester City de Guardiola sucumbe ante el Lyon y confirma un nuevo batacazo en Champions

El Manchester City logró igualar el gol inicial del Lyon, pero cuando había hecho lo más difícil los franceses golpearon de nuevo y por partida doble. Dembele firmó un doblete.

Tras eliminar de forma clara al Real Madrid, el Manchester City tenía una oportunidad de oro para meterse en unos cuartos de final en los que no están ni Real Madrid ni Barcelona, y Guardiola lo sabía. Los ingleses eran favoritos, pero se vieron envueltos en dificultades desde el primer momento.

Los de Pep dominaban tímidamente al Lyon pero no le ponían en aprietos. Serían los franceses en el minuto 24 los que daban la sorpresa adelantándose en el marcador por medio de Cornet. El Lyon tomaba ventaja y el City veía cómo se le complicaba el pase a semifinales.

Desde este momento, el Manchester City empezó a crecer poco a poco, haciéndose dueño de la posesión del balón, pero sin la profundidad que le caracteriza. El Lyon se sentía cómodo con la ventaja en el marcador. El partido se iba al descanso con resultado favorable al conjunto galo.

Tras la reanudación, el City seguía dominando la posesión del balón. Kevin De Bruyne, que se hizo líder del centro del campo y terminó siendo el mejor de los suyos, conseguía la igualada con un gran gol en el minuto 69. Los de Pep parecían haber hecho lo más difícil y tener el pase en su mano, pero nada más lejos de la realidad.

Cuando más cerca estaban los ingleses de conseguir el tanto que les llevara a medirse al Bayern por un puesto en la final, llegaba el gol del Lyon. Quedaban diez para el final y el City se veía de nuevo fuera. Sterling tuvo una ocasión que nunca olvidará, pero la mandó por encima del larguero.

En la jugada siguiente Dembélé, que había entrado pocos minutos antes al terreno de juego, firmaba un doblete, terminaba con las esperanzas del City y se convertía en el héroe de la eliminatoria. El City lo siguió intentando por orgullo pero no consiguió recortar distancias. Nueva sorpresa en la Champions y nuevo batacazo de Guardiola en la máxima competición europea.

Publicidad