Liga Santander

Luis Suárez 'pide perdón' al Barcelona y lanza un recado a Koeman tras su gol

El delantero uruguayo pidió perdón con un gesto a la afición del Barcelona tras anotar el gol pero se llevó la mano a la oreja haciendo un símbolo de teléfono para acordarse de como Koeman le 'echó' del Barça con una llamada telefónica de 60 segundos.

Luis Suárez 'pide perdón' al Barcelona y se lanza un recado a Koeman tras su gol

Publicidad

Muchas cosas pasaron ayer en el Wanda Metropolitano, el Atlético se llevó una victoria merecida de cabo a rabo y el Barcelona volvió a sucumbir y a dar sesnaciones de que no está para competir con los mejores de la Liga.

Uno de los jugadores en los que estaba puesto el foco antes del partido era Luis Suárez, el uruguayo se fue hace año y medio del Barcelona 'despedido' por Koeman y recaló en el Atlético, donde es uno de los jugadores más importantes, Suárez ha vuelto a recuperar la sonrisa y mete goles por doquier.

Curiosamente todavía no le había marcado al Barcelona desde que llegó al Atlético y en el día de ayer sí pudo hacerlo, justo en el minuto 45, antes de terminar la primera parte batió con tranquilidad y decisión a Ter Stegen para poner el 2-0 definitivo.

El recado a Koeman

Nadie sabía como iba a ser su reacción si marcaba gol pero el uruguayo decidió hacer una doble celebración. Nada más entrar el balón en portería pidió perdón con las manos juntas en símbolo de disculpa en un gesto de respeto y cariño a la afición del Barcelona y al club: "Por el respeto, por el cariño, por ser un culé más, por la trayectoria que hice en el Barcelona, por el momento que están pasando los compañeros, que es difícil, y los hinchas", dijo tras el partido.

Sin embargo, segundos después se llevó la mano a al oreja haciendo el símbolo del teléfono y ahí mandó un recado directo a Ronald Koeman, que le comunicó a Suárez en verano de 2020 que no contaba con él con una llamada de teléfono de apenas 60 segundos.

Irónicamente muchos usuarios de Twitter compararon la imagen de Suárez con su 'teléfono' con la de Koeman en la grada con el móvil llamando a su segundo entrenador para comunicarle cambios, estrategias... La venganza se sirve en plato frío.

Así cumplió Suárez su 'venganza' contra Koeman y se acordó cariñosamente del club, los aficionados y sus excompañeros del Barcelona, donde un día fue muy muy feliz.

Publicidad