No es la primera vez que sucede en un partido de fútbol. Los jugadores de la cantera del PSV celebraron el penalti fallado de su rival, sin embargo, la pelota estaba en el aire tras impactar en el largero y terminó entrando. Los jugadores del PSV no se lo creían.

El dicho 'no vendas la piel del oso antes de venderla' se ve reflejada perfectamente en este penalti.