13.007167

Publicidad

Vicente Calderón

Los ecologistas piden frenar la demolición del Vicente Calderón porque están cayendo residuos al río Manzanares

Polémica última fase de la demolición del estadio Vicente Calderón: Ecologistas en Acción tilda la operación de "barbaridad" y "daño innecesario" al río Manzanares. “Están cayendo cascotes allí que son espectaculares”, lamentan.

Ecologistas en Acción ha reclamado a la Confederación Hidrográfica del Tajo que paralice las obras de demolición del estadio Vicente Calderón en Madrid por los cascotes, vigas y residuos que caen al río Manzanares y que según este colectivo no logran contener las protecciones textiles instaladas para ello.

El activista Santiago Martín Barajas, quien ideó la renaturalización del río ejecutada por la exalcaldesa Manuela Carmena, ha denunciado lo que considera una "barbaridad" y un "daño innecesario" al río, pues a su juicio la grada del antiguo estadio se podría desmontar de otro modo, hacia dentro y de arriba a abajo, pero no se hace para ahorrar costes y tiempo.

El Ayuntamiento de Madrid explica por su parte que “la única posibilidad de ejecutar la demolición” es con una “ataguía”, una especie de “ presa cubierta con geotextil de alta resistencia que permite recoger los materiales que pudieran caer al río en este recinto acotado sin afectar al cauce” y aseguran que ese espacio “se limpia habitualmente” y se desmontará cuando acabe la demolición.

Además, desde el área de Obras y Equipamientos explica que la solución encontrada tiene autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo y se hace en coordinación con los Servicios Técnicos responsables de gestión del agua del Área de Medio Ambiente y Movilidad, según indican fuentes municipales.

"Cascotes espectaculares"

“Están cayendo cascotes allí que son espectaculares”, señala Barajas, quien asegura que la tela de geotextil instalada está “hecha jirones” porque cae “un escombro que pesa dos toneladas desde 50 metros” y acusa a la constructora de hacer los trabajos “a la brava” tirando incluso cristales que en un derribo al uso se desmontan.

Martín Barajas denuncia “daños ambientales importantes” , exige que las obras se frenen y que se limpie el río.

Estaba previsto que la demolición de la única grada que sigue en pie del estadio finalizase en marzo, aunque la obra ha sufrido retrasos debido al coronavirus.

Publicidad