Un deplorable espectáculo ha vuelto a manchar el mundo del deporte. Lo que parecía un tranquilo partido de fútbol entre niños acabó convirtiéndose en una verdadera batalla campal en la grada.

En las impactantes imágenes se ven desde patadas, puñetazos e incluso golpes con un paraguas. La dureza del vídeo es constante, sin que nadie pueda parar las múltiples peleas que se pueden observar.

Todo se inicia cuando una persona con una camiseta sin mangas le propina con un casco a otro hombre que se encontraba viendo el partido. De aquí en adelante se desarrolla una multitudinaria batalla campal.

El partido se detiene ante la atónita mirada de los jóvenes jugadores que se encuentran en la cancha. Unas imágenes lamentables que poco tienen que ver con el deporte.