El Barcelona intentaba igualar el marcador, pero nadie imaginaba que el tanto llegaría de esta manera. Mala cesión de Maitland-Niles, que no levantó la cabeza para darse cuenta de que Leno se encontraba fuera de la portería. La cara de Unai Emery lo decía todo...