Toni Kroos celebra su gol al Galatasaray

Publicidad

Champions League

Kroos lidera la victoria contra el Galatasaray y el Real Madrid coge aire en la Champions League

Un gol de Toni Kroos en la primera mitad da la victoria al Real Madrid ante el Galatasaray (0-1). Los blancos se meten de lleno en la lucha por los octavos de la Champions League.

En resumen

  • Los blancos suman cuatro puntos tras tres jornadas de Champions
  • Courtois volvió a tener una actuación destacada bajo palos
  • Rodrygo, muy activo en ataque, fue sustituido al final con molestias

El Real Madrid ha conseguido un triunfo clave en el Ali Sami Yen, firmando la reacción esperada en la fase de grupos ante el Galatasaray (0-1), al que pudo golear pero derrotó con un solitario gol de Toni Kroos que da una victoria que no saboreaba en Liga de Campeones desde el 13 de febrero.

Un tanto del alemán Toni Kroos a los 18 minutos ha valido para que el equipo de Zinedine Zidane acabara con su mala racha en Europa, abandonando el puesto de colista del Grupo A y se poniéndose segundo cambiando el panorama. En la primera parte fue decisivo el belga Thibaut Courtois con tres buenas intervenciones antes de que el equipo madridista perdonase ocasiones para sentenciar el duelo.

Los blancos extendieron su dominio en la segunda mitad, cuando apenas tuvieron momentos de sufrimiento, pero no supieron cerrar el partido con 26 llegadas, trece de ellas remates a portería del Galatasaray. Eden Hazard estrelló en el larguero la mejor ocasión de las numerosas llegadas, cuando perdonó a puerta vacía tras driblar a Muslera. Con esta victoria, el Real Madrid se pone a la estela del PSG, que tiene cinco puntos de diferencia con nueve por jugarse.

El de Turquía era decisivo para poner un poco de luz a su pésimo inicio en la fase de grupos y lo venció con solvencia, reforzando una imagen que estaba muy dañada. La de Zidane especialmente, con quien están los jugadores cuando se cuestionan las cualidades de un entrenador que ganó tres Champions seguidas, y la de Courtois, al fin decisivo. Porque a la superioridad madridista ante un Galatasaray roto desde su defensa de tres que dejó espacios por todas partes, le acompañó instantes de duda defensiva en una fase del primer acto.

Publicidad