POR LOS DERECHOS DE RETRANSMISIÓN DE LOS MUNDIALES DE 2026 Y 2030

Al Khelaifi quiere testificar cuanto antes ante la Fiscalía que le acusa de corrupción

Nasser Al Khelaifi, presidente del PSG, quiere comparecer cuanto antes debido a los cargos que le acusan de corrupción por la retransmisión de los Mundiales de 2026 y 2030. Desde su grupo ya se ha filtrado que las líneas de su defensa serán que lo pagado supera a lo abonado en Mundiales anteriores.

El presidente del PSG, Nasser  Al Khelaifi

Publicidad

El presidente del París Saint-Germain, Nasser Al Khelaifi, quiere testificar lo antes posible ante la Fiscalía suiza que le acusa de corrupción en la atribución de los derechos de retransmisión de los Mundiales de 2026 y 2030 para Oriente Medio y el norte de África, publica 'L'Équipe'.

Al Khelaifi se ha reunido este fin de semana en Doha con sus asesores legales, reforzados por el afamado abogado francés Francis Szpiner, conocido por haber defendido, entre otros, al expresidente francés Jacques Chirac.

Los letrados van a pedir una audición inmediata con la Fiscalía suiza para conocer los detalles de la acusación, un interrogatorio que puede tener lugar antes de que termine el mes, según el rotativo. Por el momento, Al Khelaifi, que no acudió al encuentro del PSG contra el Dijon (1-2), tiene previsto mantener su agenda, en particular acudir a Bélgica al duelo de Champions que su equipo disputará contra el Anderlecht.

Desde el grupo BeIn se han filtrado algunas líneas de defensa para considerar infundadas las sospechas de corrupción en la atribución de los derechos de esos dos Mundiales en una región, aseguran, en la que no tienen un competidor, lo que hacía imposible abrir una licitación. Además, afirman que el precio pagado, que no ha sido comunicado, es superior al de los Mundiales anteriores, al menos del 20 %.

Asimismo avanzan las declaraciones al diario 'L'Équipe' del ex secretario general de la FIFA, Jérôme Valcke, imputado también en la misma investigación de la justicia suiza, en las que niega haber recibido sobornos para atribuir a BeIn esos derechos.

En paralelo a la investigación de la justicia helvética, la comisión de ética de la FIFA ha abierto otra que puede tener unos plazos mucho más cortos y traducirse en sanciones de forma más inmediata.

Publicidad