LaLiga

Iglesias Villanueva: "Siento que una mala decisión mía haya perjudicado al Cádiz y pido disculpas"

El árbitro asistente de VAR en el Cádiz-Elche reconoce su error al analizar la jugada del 1-1 y pide disculpas en una carta. "Lo que siento es enfado, cabreo, dolor y contrariedad conmigo mismo por el error cometido", asgeura Iglesias Villanueva.

Los jugadores del Elche celebran el gol del empate ante el Cádiz

Los jugadores del Elche celebran el gol del empate ante el Cádiz Efe

Publicidad

El grave error arbitral cometido en el Cádiz - Elche sigue provocando reacciones. El equipo gaditano, el principal perjudicado por la decisión del VAR de no revisar el gol del empate del equipo ilicitano, ha solicitado que se vuelvan a jugar los últimos minutos del partido.

Tras esa petición y ante el enfado del Cádiz, ha salido a escena Ignacio Iglesias Villanueva, el colegiado asistente del VAR en el Cádiz - Elche. En una situación poco común, el colegiado gallego ha escrito una carta abierta en la que asume su error y pide perdón al club gaditano y su afición.

"Es sencillo y difícil a la vez pronunciar estas palabras, al igual que obvio y doloroso: me he equivocado. No me apetece utilizar un discurso autómata y manido para decir cosas del tipo: todos nos equivocamos, los jugadores también fallan, los entrenadores... Prefiero escribir desde la sinceridad absoluta de lo que siento y sin caer en el victimismo ya que es algo que detesto. Y lo que siento es enfado, cabreo, dolor y contrariedad conmigo mismo por el error cometido", indica Iglesias Villanueva.

"Soy deportista y acepto cuando fallo y en este caso el error ha sido mío, de nadie más. El CTA nos facilita los medios necesarios para que desarrollemos nuestro trabajo de la mejor manera posible y nosotros tenemos que tomar decisiones. Me equivoqué, no hay más lectura que esa", admite el colegiado.

"Siento que una mala decisión mía haya perjudicado al Cádiz CF y pido disculpas por ello a la entidad y su afición donde siempre me han tratado con mucho respeto", asegura el árbitro gallego.

Una vez asumido su error, Iglesias Villanueva solicita que no se utilice sus error para "empañar y criticar duramente el trabajo que desarrolla el CTA y todos mis compañeros árbitros".

"Siento, asimismo, que un error sirva para empañar y criticar duramente el trabajo que desarrolla el CTA y todos mis compañeros árbitros donde la profesionalidad, la honestidad, la exigencia y la autocrítica es la única manera de entender nuestra profesión", aclara el colegiado.

Carta íntegra de Iglesias Villanueva

Tras lo ocurrido en el partido Cádiz-Elche de la jornada 17 de Liga de Primera División y la posterior avalancha de comentarios, críticas y elucubraciones vertidas sobre este tema, he sentido la necesidad, con el respaldo del CTA, de redactar este escrito para expresar mi sentir. Es sencillo y difícil a la vez pronunciar estas palabras, al igual que obvio y doloroso: me he equivocado.

No me apetece utilizar un discurso autómata y manido para decir cosas del tipo: todos nos equivocamos, los jugadores también fallan, los entrenadores... Prefiero escribir desde la sinceridad absoluta de lo que siento y sin caer en el victimismo ya que es algo que detesto.

Y lo que siento es enfado, cabreo, dolor y contrariedad conmigo mismo por el error cometido.

Siento, asimismo, que un error sirva para empañar y criticar duramente el trabajo que desarrolla el CTA y todos mis compañeros árbitros donde la profesionalidad, la honestidad, la exigencia y la autocrítica es la única manera de entender nuestra profesión.

Siento que una mala decisión mía haya perjudicado al Cádiz CF y pido disculpas por ello a la entidad y su afición donde siempre me han tratado con mucho respeto.

Siento que se cuestione cada fin de semana, casi ya de manera diaria, la honestidad y la independencia de los árbitros y sus decisiones. Desde que me dedico a esta profesión jamás he recibido la más mínima insinuación o injerencia de ningún tipo en este sentido. Poner en duda esto último genera un clima de desconfianza y de crispación imposible para el desarrollo de nuestro trabajo que creo que no se merece nadie en el fútbol español.

Y siento y no entiendo que se haya utilizado esta jugada para hablar y criticar otras cuestiones relacionadas con la RFEF que nada tienen que ver con el error cometido y que a mí sinceramente se me escapan. Me dedico al arbitraje y mi único interés es mejorar y tratar de hacer bien mi trabajo como cualquier trabajador de cualquier empresa.

Soy deportista y acepto cuando fallo y en este caso el error ha sido mío, de nadie más. El CTA nos facilita los medios necesarios para que desarrollemos nuestro trabajo de la mejor manera posible y nosotros tenemos que tomar decisiones. Me equivoqué, no hay más lectura que esa.

Por último, no soy partidario de que los árbitros hablemos de jugadas o expliquemos nuestros errores, pero seguramente por la excepcionalidad de la situación, los aficionados y el fútbol esta vez lo merecían. Quien más ha perdido en esta historia soy yo, pero, reitero, nadie puede poner en tela de juicio la honestidad de los árbitros españoles ni la mía después de tantos años de implicación y profesionalidad.

Publicidad