De sobra es conocida la capacidad de Zlatan Ibrahimovic para pegar 'patadas voladoras', pero en esta ocasión fue él quien la recibió.

Una niña fue la encargada de realizar el gesto ante la inmutable reacción del delantero de LA Galaxy, que no movió ni un sólo músculo de su cara.