Un grito unánime recorrió este domingo las gradas del Parc Olympique Lyonnais, escenario de la final de la Copa Mundial Femenina 2019.

"Equal pay" ("pago igualitario") fue el cántico unánime tras la victoria de Estados Unidos en la final ante Holanda por dos goles a cero.

Se pudo escuchar de manera clara durante la ceremonia de entregas de premios, en la que participaron Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, y Emmanuel Macron, el de la república francesa.

En vísperas de la final, Macron había expresado su apoyo a las reivindicaciones de las jugadoras: "Creo que hay que ir poco a poco hacia eso", dijo el presidente en declaraciones a la emisora 'France Info'.

El Mundial de la reivindicación

El mundial, celebrado en Francia durante las últimas semanas, no solo ha sido una fiesta del fútbol, también una plataforma de reivindicación de los derechos de la mujer en general y de las futbolistas en particular.

Megan Rapinoe, elegida como MVP del torneo, es un icono en EEUU. Primero, por su enfrentamiento con Donald Trump. Y segundo, por su lucha para conseguir que se equiparen las primas entre los equipos masculino y femenino.