El jugador francés Antoine Griezmann ha sido recibido como uno más en su primer entrenamiento con el Barcelona. Recibió la humillación del tradicional pasillo de collejas. Para colmo, Rakitic y Dembelé le hicieron dos caños increíbles.

Griezmann sabe que de momento tendrá un papel secundario en el Barça, para ser considerado una estrella tendrá que demostrarlo en el campo. Además, el francés se entrenó con las nuevas incorporaciones del club: Neto y De Jong.