El campo de refugiados de Za'atari, el segundo más grande del mundo, se creó el 28 de julio de 2012 en Jordania para acoger a los sirios desplazados por la guerra. Ahora, laLiga pone en marcha una competición en el campo. Fernando Sanz asegura que Jordania "es una bofetada de realidad".

El deporte en este tipo de circunstancias puede ayudar a que los jóvenes se alejen de las drogas o el terrorismo: "Necesitábamos actividades para la gente joven y hacerles reflexionar o apartarse de pensamientos más yihadistas", piensa Javier Tebas, presidente de la Liga. Los equipos españoles han donado las equipaciones para el torneo.

El fútbol es una forma de que el día a día de estos niños sea un poco mejor.

También te puede interesar...

Continúan desaparecidos los dos menores que se fugaron antes de coger el vuelo de regreso a Sierra Leona tras jugar la Donosti Cup