Todo comenzó con una fea entrada de Dani Carvajal a Lemar no sancionada por el árbitro. Diego Costa decidió tomarse la justicia por su mano y persiguió al lateral blanco hasta propinarle una patada a la altura de la rodilla.

Ambos jugadores se encararon violentamente y comenzó la tangana. Tanto Simeone como Zidane entraron al terreno de juego para mediar y poner fin a un barullo de jugadores donde se pudieron ver varios empujones. Sin duda, junto con las lesiones de Morata y Jovic, la peor noticia de un derbi que pasará a la historia por ser el primero disputado fuera de España, y por la tremenda goleada endosada por los rojiblancos (3-7).

Tras unos segundos de incertidumbre, el colegiado decidió solucionar la tangana mostrándole la roja a ambos jugadores, que enfilaron el túnel de vestuarios antes de tiempo.