Diego Maradona

El equipo médico de Maradona irá a juicio por un presunto homicidio

Entre los ocho imputados se encuentra el médico personal de Maradona, Leopoldo Luque, y su psiquiatra, Agustina Cosachov. Se sentarán en el banquillo acusados de "homicidio simple con dolo eventual", un delito por el que podrían ser condenados a penas de entre 8 y 25 años de cárcel.

El astro del fútbol Diego Maradona.

El astro del fútbol Diego Maradona. EFE

Publicidad

El 25 de noviembre de 2020 el corazón de Maradona dijo basta. Ese día acabó la vida del astro argentino, para muchos le mejor futbolista de la historia y quizá también el más polémico.

Ahora, un año y medio después de la muerte de Maradona, el equipo médico del futbolista argentino, compuesto por 8 personas, se sentará en el banquillo acusado de un homicidio. Entre los ocho imputados se encuentra el médico personal de Maradona, Leopoldo Luque, y su psiquiatra, Agustina Cosachov.

Todavía no es oficial, pero la fecha para el comienzo del juicio podría ser finales de 2023 o principios de 2024, según informan medios locales argentinos.

Según los investigadores, el equipo médico colocó a Maradona en una situación de indefensión y lo abandonó a su suerte. Todos ellos niegan las acusaciones. Si son declarados culpables, se enfrentan a penas de prisión de hasta 25 años.

La leyenda del fútbol argentino Maradona murió a los 60 años después de un infarto el 25 de noviembre de 2020 en una residencia privada al norte de Buenos Aires. Unas semanas antes, se había sometido a una cirugía cerebral.

Según los investigadores, se cometieron errores masivos durante su hospitalización domiciliaria del futbolista argentino. El examen médico dictaminó que el 'Pelusa' falleció a causa de "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada", mientras que también desveló "una miocardiopatía dilatada" y "áreas de isquemia miocárdica" en el corazón.

Y es que el Comité de Médicos que investigó la muerte de Maradona presentó un informe en mayo de 2021 en el que concluía que el astro argentino recibió unos pobres cuidados caracterizados por ser "inadecuados, deficientes y temerarios".

En dicho informe se sostenía también que los miembros del equipo médico de Maradona "ignoraron los signos de riesgo de vida que presentaba el paciente".

Además, los médicos forenses detectaron un probable "cuadro cirrótico" en el hígado, "rotura de septos alveolares" y "un foco con edema intraalveolar" en los pulmones, y una "necrosis tubular aguda" en el riñón, pero resultados negativos tanto en alcohol como en estupefacientes.

En cambio, en el organismo de Maradona había restos de venlafaxina, quetiapina, levetiracetam y naltrexona, fármacos que podrían producir arritmias y que se suministraron a un paciente que padecía una cardiopatía crónica.

Publicidad