LIGA JORNADA 8 | REAL BETIS 3-6 VALENCIA CF

El Valencia de Guedes golea con sufrimiento incluido al Betis y se coloca segundo en la Liga

El Real Betis se quedó muy cerca de fastidiarle una noche de fiesta al Valencia. Los che, que iban 0-4 en el minuto 79, vieron cómo en cinco minutos todo se pudo ir al traste. Tres goles pusieron el duelo 3-4, pero Zaza y Andreas hicieron dos tantos más para los valencianistas y dejar a los de Marcelino segundo.

Kondogbia celebra con sus compañeros del Valencia el primer gol ante el Betis

Publicidad

El Valencia sigue en estado de gracia. Todo lo que toca, lo convierte en oro. Está en una de esas épocas felices, alegres y que jugadores, técnicos y afición disfrutan por igual. Todos se lo pasan bien en el césped, con la pelota en los pies y sin tener por qué tenerla. En el Benito Villamarín les salió absolutamente todo, y ganaron al Betis por 3-6 en un partido con susto final.

Y eso que el cuadro de Setién empezó 'protestón'. Los verdiblancos, otro equipo que tenía y tiene mucho que disfrutar por cómo le va la temporada, pusieron resitencia a un Valencia que vivió feliz sin balón. Que supo vivir sin balón. Y que supo, como equipo grande que fue y que es, que todo llega. Que las ocasiones terminan llegando, y que los goles terminan cayendo.

Así fue, porque con el paso del tiempo los che comenzaron a sentirse cada vez mejor en el Villamarín. Avisó Rodrigo un par de veces, y Kondogbia puso el primero con un testarazo. Parecía que se llegaría así al descanso, pero Gonzalo Guedes tenía algo que decir. Algo importante. Derechazo desde la frontal del portugués cedido por el PSG directo a la escuadra que por más que Adán hubiera hecho habría terminado por entrar.

Lo dicho. Todo le sale al Valencia. ¿Que pitan un penalti en contra por manos de Kondogbia? Lo para Neto. ¿Que el Betis intenta despertar? Llega Rodrigo y pone el tercero. Suman los titulares, y los que salen desde el banquillo, con un Santi Mina que hizo el 0-4 con un gol que en otros cursos no habría entrado. Pero este Valencia es un equipo que cree en que puede. Y que además quiere. Cuando ambas cosas se juntan pasa lo que ha pasado en el Villamarín.

Eso sí, las malas costumbres adquiridas estos años aún siguen presentes. En cinco minutos todo se pudo ir al traste. Primero por un gol que Parejo le dio a Campbell, luego por el tanto de Sanabria y más adelante por el de Tello. Tres goles, y mucho por jugarse.

Sin embargo, Simone Zaza, en una contra, puso el quinto y Andreas el sexto y definitivo. El de la tranquilidad... que debían haber tenido al ir 0-4 en el minuto 79, y el que permite al Valencia ser segundo justo tras el Barcelona.

Publicidad