81.002500

Publicidad

Fútbol

El fútbol, el mejor 'salvoconducto' en plena guerra: "El nombre de un jugador o de un equipo puede salvarte la vida"

Los periodistas Carlos Hernández y Olga Rodríguez explican cómo el fútbol les ha sacado de más de un apuro en un conflicto bélico: "En Yugoslavia la palabra clave era 'Mijatovic'".

Joaquín Caparrós está viviendo una experiencia que va más allá del fútbol como seleccionador nacional de Armenia. El técnico español ha visto cómo resurgía el viejo conflicto entre Armenia y Azerbaiyán. Caparrós tuvo que mimetizarse con la realidad del país. Así lo transmite a sus jugadores en el primer entrenamiento: "Hay que intentar ponernos en la situación de ellos porque estaban muy, muy afectados. Se te saltan las lágrimas", ha apuntado Caparrós a Antena 3 Deportes.

Otros que saben mucho de situaciones amargas y límite en tiempos de guerra son los corresponsales en el frente de batalla. Hablar de un partido, de un crack o de un equipo ha sido, en más de una ocasión, su mejor salvoconducto.

Y es que si alguien sabe el poder que tiene el fútbol son los corresponsales de guerra en primera línea. A Carlos Hernández, periodista y escritor que ha vivido decenas de batallas le ha sacado de más de un apuro: "Muchas veces el nombre de un jugador de fútbol o de un equipo te puede incluso salvar la vida; en Yugoslavia, durante los bombardeos de la OTAN, la palabra clave era 'Mijatovic'. Eso casi siempre te acababa abriendo las puertas".

Para Olga Rodríguez, también periodista y escritora, la palabra clave era... Messi: "Lo he nombrado en varias guerras y funciona muy bien", bromea. Y Olga recuerda partidos de fútbol en campos de refugiados en Kabul entre facciones enfrentadas o tras un bombardeo en un mercado en Irak.

La tregua de Navidad en 1914

La pelota rueda en todas las guerras y rebaja tensiones: "Junto a un tanque habían hecho una portería con los restos". El fútbol incluso paró la Primera Guerra Mundial en la Navidad de 1914 entre soldados británicos y alemanes.

Pasan de cavar trincheras a jugar al fútbol... puede parecer frívolo, pero resulta hasta necesario. Fue una tregua, un momento para un partido... pero fue único.

Publicidad