TRAGEDIA EN EL FÚTBOL DE INDONESIA

El brutal golpe que le costó la muerte a un portero en la Liga de Indonesia

Un portero de la Liga de Indonesia murió tras chocar con un compañero y la Asociación de Fútbol del país ha afirmado que consultarán con la FIFA un posible cambio de reglamento para incluir un protocolo de asistencia médica. Es la tercera muerte en condiciones similares en ocho años.

Publicidad

El vicepresidente de la Asociación de Fútbol de Indonesia, Joko Driyono, dijo que consultarán con la FIFA la forma de revisar el reglamento para incluir un protocolo de asistencia médica de urgencia, tras la muerte de un jugador el domingo, informan los medios locales.

"Vamos a considerar un sistema que permita ofrecer asistencia inmediata a los jugadores que sufren lesiones durante el partido", señaló Driyono al diario Jakarta Post.

El portero indonesio Choirul Huda, de Persela Lamongan, falleció después de chocar contra el defensa brasileño Ramón Rodrigues, del Semen Padang, en el minuto 45 del partido de fútbol que disputaban ambos equipos en Lamongan, una ciudad situada en el este de la isla de Java.

Driyono afirmó que no hubo juego antideportivo, y añadió que el contrato de la víctima, de 38 años, cubre los casos de lesión y muerte.

Las imágenes de vídeo del partido muestran cómo el guardameta se agarra la cabeza tras el golpe, antes de ser rápidamente trasladado en estado crítico en ambulancia al hospital Sugiri, donde falleció de un paro cardiaco.

El jefe de urgencias del hospital, el doctor Yudistiro Andri Nugroho, indicó que se intentó reanimar al jugador durante una hora tras sufrir "traumas en el pecho, la nuca y la cabeza", y se declaró la defunción a las 16.45 hora local, según un comunicado difundido por el club.

El ministro de Deportes, Imam Nahrawi, declaró a la agencia indonesia de noticias Antara que la muerte del futbolista ha puesto de luto a toda la comunidad, en especial a los amantes del fútbol del mundo.

Miles de aficionados participaron anoche en un vigilia organizada en Lamongan por la víctima. Esta es la tercera muerte de un futbolista en Indonesia en condiciones similares en ocho años, tras los fallecimientos del delantero Jumadi Abdi, del Persiba Balikpapan, en 2009 y del portero Akli Fairuz, del Persiraja Banda Aceh, en 2014.

Publicidad