PRIMERA DIVISIÓN JORNADA 24 | BETIS 1 - 2 SEVILLA

El Sevilla remonta ante el Betis y se lleva el derbi sevillano en el Villamarín

El Sevilla se impuso al Betis en el derbi disputado en el Benito Villamarín. Empezaron adelantándose los locales gracias al gol de Durmisi, pero en la segunda parte Mercado e Iborra dieron la vuelta al marcador y dieron la victoria a los de Sampaoli.

El Sevilla celebra un gol ante el Betis

Publicidad

El Sevilla ganó 1-2 en el Villamarín y se reafirma en su sueño de seguir peleando la Liga al situarse colíder empatado con el Real Madrid, éste con dos partidos menos, en un derbi en el que el Betis fue superior en la primera parte pero que no pudo evitar la reacción del equipo de Sampaoli tras el descanso. Los verdiblancos fueron los protagonistas absolutos en el primer tiempo y se adelantaron con un gol del danés Riza Durmisi, de falta directa a 9 del descanso, pero los sevillistas, desconocidos hasta entonces, reaccionaron tras el descanso.

El Betis comenzó con mucha fuerza e intensidad, muy enchufado, frente a la desidia de los sevillistas en una primera mitad en la que no aparecieron nunca y pecaron de suficiencia, con lo que los béticos, muy superiores, dominaron por completo, hicieron daño a su rival y monopolizaron todas las opciones de gol. Los verdiblancos, mejor situados y más ambiciosos que un Sevilla dormido y desconocido, se llevaban todos los balones y, una y otra vez, miraban con criterio hacia la portería de Sergio Rico.

Los pupilos de Víctor, que anularon a un equipo sevillista sin ideas ni chispa alguna, avisaron muy pronto con un testarazo alto de Sanabria al que siguieron varias ocasiones fallidas más, como dos tibios tiros lejanos de Rubén Castro, un rechace que dio en Petros y salió ligeramente desviado, o un remate de cabeza de Mandi que dio en la parte superior del larguero a los 26 minutos. Tantas veces le advirtió el Betis, muy incisivo y con nervio y profundidad, a un Sevilla indolente que el gol era cuestión de tiempo. Llegó a nueve del descanso, al marcar el danés Riza Durmisi de falta.

En la reanudación, Sampaoli movió ficha al dejar en la caseta a Pablo Sarabia y a un ineficaz Franco Vázquez y plantear una propuesta más ofensiva al meter en el campo a Vicente Iborra y Ben Yedder, lo que pareció espolear a los del barrio de Nervión, que ahora se emplearon con más tensión y ganas tras su pésima imagen de la primera parte. El Betis quiso gestionar su renta y manejar los tiempos ante el mayor empuje sevillista, e incluso Piccini dispuso de una opción que mandó al lateral de la red a los nueve minutos de esta segunda parte.

Sin embargo, todo cambió dos después, en el 56, cuando, en el primer intento ofensivo serio del Sevilla, Iborra cabeceó una falta ante la pasividad local y el argentino Gabriel Mercado, solo en el área chica, recogió el despeje de Adán para marcar el 1-1. A partir de ahí se intercambiaron los papeles entre un periodo y otro. El Sevilla se adueñó del juego y controló y apretó más, hasta el punto de que estuvo cerca de la remontada en una acción de Vitolo, mucho más activo y atinado en esta mitad, pero remató fuera a los 58 minutos, y poco después en un zurdazo desviado de Escudero.

Los verdiblancos acusaron el mazazo que le asestó un equipo sevillista radicalmente diferente al del primer tiempo, que ahora tocó a rebato, llevó el peso del partido y protagonizó los ataques ante un Betis impotente, al que ya le costó un mundo contrarrestar la ofensiva de los de Sampaoli y que apenas pisó el área rival. Así, los sevillistas, que se hicieron dueños del medio campo y se mostraron mucho más intensos y ambiciosos, sacaron rédito a su insistencia y a catorce minutos del final hallaron el botín que buscaban, ahora sí con más criterio, arrojo y verticalidad.

Fue Iborra, vital en los goles de su equipo, quien, solo y ante el despiste de la zaga bética, mandó el balón a la red tras prolongar de cabeza N'Zonzi, en posición muy dudosa, e hizo el 1-2, tras lo que el Betis quiso irse arriba a la desesperada, sin éxito.

Publicidad