Al menos diez personas han muerto por un incendio que ha afectado este viernes de madrugada al centro de entrenamiento del equipo de fútbol del Flamengo, en Río de Janeiro, y que se ha extendido por el complejo donde se alojan jugadores de la cantera de entre 14 y 17 años. El fuego ha provocado graves daños en un centro conocido como Ninho do Urubu, construido en el año 2014 y reformado recientemente.

Los Bomberos aún trabajaban este viernes por la mañana en la zona, aunque han dado el incendio ya por controlado y las autoridades investigan sus posibles causas. Los Bomberos han confirmado al menos diez muertos, entre los que habría seis jugadores -dos de ellos en fase de pruebas- y cuatro funcionarios del club.

Además, hay tres heridos, uno de ellos un joven de 15 años que se encuentra en estado crítico con quemaduras en el 40 por ciento de su cuerpo, según fuentes consultadas por el periódico 'O Globo'. El Gobierno del estado de Río de Janeiro ha decretado tres días de luto oficial y ha ofrecido ayuda a las familias de las víctimas.

El equipo ha reaccionado en redes sociales, donde ha compartido una imagen con la frase: "El Flamengo está de luto". Otra sede del Flamengo en Gavea sufrió las consecuencias del temporal que afectó desde el miércoles por la noche a Río de Janeiro y que dejó un balance de víctimas de al menos seis muertos. Las instalaciones quedaron cerradas el jueves por los estragos sufridos en el complejo.

Vinicius, el delantero del Real Madrid, expresó su dolor por la noticia en redes sociales: "¡Qué noticia triste! ¡Recemos por todos! Fuerza, fuerza, fuerza".

 

"Suelo recordar las noches y días que pasé en el centro de entrenamiento, es escalofriante", ha escrito también el delantero brasileño del conjunto blanco.