Una de las mejores jugadas del partido tuvo la firma de Pierre Emerick Aubameyang. El delantero del Arsenal recibió un pase de Özil, se marchó de Jordi Alba mediante un giro propio de goleador, y sin prácticamente mirar a portería puso el balón en la escuadra. Nada pudo hacer Neto para atrapar el esférico y evitar que los 'gunners' se pusieran por delante en el marcador.