72

Publicidad

Ámsterdam

Científicos rocían con 'saliva falsa' el Johan Cruyff Arena para estudiar cómo los hinchas propagan el coronavirus

Un grupo de científicos usa grandes estadios para simular el modo en que los aficionados lanzarían saliva al animar a sus equipos y su incidencia en la pandemia de coronavirus.

Un grupo de científicos está utilizando los estadios de fútbol más grandes de los Países Bajos para realizar modelos de cómo los aficionados que animan a sus equipos podrían lanzar aerosoles al aire, rociando pequeñas gotas producidas para que sean similares a la saliva sobre las gradas vacías. De este modo esperan conocer comportamiento de los aerosoles o partículas pequeñas que viajan por el aire y que podrían propagar el coronavirus en una multitud.

El objetivo de los científicos es encontrar una manera de retirar estos aerosoles del aire y conseguir que los hinchas regresen a los campos de fútbol. "Casi no hay información en la literatura científica sobre el comportamiento de los aerosoles en este tipo de ambiente", ha afirmado Bert Blocken, investigador principal y profesor de aerodinámica en la Universidad Técnica de Eindhoven.

La pruebas se realizan en el estadio Johan Cruyff Arena en Ámsterdam, donde juega el Ajax de Ámsterdam. Cada vez hay un mayor consenso en la comunidad científica de que la transmisión a través de aerosoles desempeña un papel en la propagación del nuevo coronavirus, si bien no está claro en qué medida. Esta investigación podría proporcionar información sobre cómo minimizar la concentración de aerosoles y, por tanto, limitar la pandemia de Covid-19.

Pruebas con una multitud real

Finalmente, un ordenador extrapolará los datos recopilados durante semanas de pruebas en los estadios para mostrar las consecuencias de una multitud de alrededor de 55.000 aficionados, o la capacidad total del estadio. Los investigadores también esperan obtener permiso pronto para experimentar con una multitud real de 730 aficionados sentados muy juntos.

"Mediante las tecnologías de limpieza del aire se pueden reducir drásticamente las concentraciones y hacer que los estadios sean seguros en términos de transmisión del virus por aerosoles", opina Bert Blocken.

Publicidad